Ale

Algunas veces las palabras sobran.
Cuando todo fluye.
Y los ríos de miradas,
son océanos de fuego.
Un sólo latido, la misma música.
Y las ganas incontenibles de saltar.
Delante hay un abismo.
Pero ya quemamos las naves.
Todo puede pasar…
 
 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amores. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s