Semana contra la pobreza

Quien pudiera, quien quisiera, vivir como se debe. Vivir en forma predecible, aceptar todas las reglas. No rebelarse nunca ante el capitalismo, ante el gobierno, ante lo cotidiano. Ser pro, ser feliz y ocultar la miseria debajo de la alfombra.
Conozco miles de personas que aceptan su condición sin detenerse a reflexionar, sin sospechar que detrás de sus máscaras, hay un teatro lleno de fantasmas que no se ven, pero que están. Viven y sufren. Iguales y distintos.
 
Cuando mires tu reflejo en el vidrio espejado de tu isla de confort, recordá que la vida no es lo que se ve por la tele, tampoco las noticias de los diarios ni las películas que te hacen llorar mientras comés "pop korn".
 
La realidad es aquello que tus ojos perciben. Vos podés cambiarla. 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vida no cotidiana. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s